Foals – What Went Down

Dos años hubo que esperar para que Foals lanzara un nuevo álbum. Después de tres discos llegó What Went Down, en español algo así como “Lo que se vino abajo”. Su título viene reflejado en letras llenas de amor, furia, y un viaje a eso que se desmoronó de la pluma de Yannis Philippakis. Si bien todos sus trabajos anteriores son bastante diferentes entre sí, este último no dista mucho de sus dos últimas publicaciones y es, más bien, una compleja mezcla de ambos, donde podemos sumergirnos en sonidos más complicados mezclados con los característicos juegos de guitarras, sintetizadores y melodías.

What Went Down abre con la canción que lleva el mismo nombre. Mucho más furiosa y con un coro donde Yannis canta al tope de sus pulmones, What Went Down es un tema diferente donde escuchamos algo que los de Oxford no habían mostrado antes. “When I see a man I see a lion” (cuando veo a un hombre veo a un león), debería darnos un indicio de la potencia con que su líder inunda los primeros minutos del álbum.
Luego le sigue Mountains At My Gates, una canción que abre con riffs alegres y una letra mucho más dulce que su predecesora. Sin duda una sorpresa el cambio de estilo y la variedad que a primera vista nos muestran los ingleses. Birch Tree también tiene un toque similar, con un bajo potente y letras inspiradoras: “Come meet me by the river, see how time flows, I’ll meet you by the river, see how time flows” (Ven y veámonos junto al río, a ver como el tiempo fluye, te veré junto al río, a ver como el tiempo fluye).
Después de esto el disco se diluye en temas más oscuros, baladas románticas y sintetizadores. Give Me It All, Albatross, Snake Oil y Night Swimmers nos dan cuatro versiones sobre la extrema sensibilidad de su líder y el tema de terminar con algo, el verano, el amor, lo que se desmorona, what went down.
El disco termina con London Thunder, Lonely Hunter y A Knife In The Ocean, tema que cuando lo escuchamos en la sesión en vivo de Radio 1 supimos que sería de lo más alto de su último trabajo. No por nada se llevó la tarea de cerrar el disco.

Antes de su lanzamiento esperábamos algo muy parecido a Holy Fire, y si bien hay puntos en donde ambos se tocan: variedad, letras, estilo, es un trabajo mucho más complejo que merece una oída, y que superó expectativas, liberándolo de ser algo predecible y aburrido.

Recuerda que la banda estará presentándose el próximo 11 de octubre en el Teatro La Cúpula y puedes comprar aquí tus tickets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *