Para todos los gustos, nuestros discos favoritos del 2017

Sí, lo sabemos.
Estamos en esa linda época del año donde se hacen recuentos sobre lo mejor y peor de los 365 días que identificamos como 2017 (si es que creemos en el manipulado calendario gregoriano… pero eso es harina de otro costal). Volviendo a lo nuestro.

Este año ha estado nutrido de lanzamientos musicales que nos han llamado la atención de una u otra manera, y es por eso que nos hemos tomado varias horas para elaborar y editar …. nuestros discos favoritos del 2017.

Así que sin mayores preámbulos, y sin orden particular, les dejamos nuestros elegidos:

Wonderful Wonderful - The Killers

Wonderful Wonderful – The Killers

Wonderful Wonderful es lo que resume en dos palabras el último trabajo de The Killers. La banda, que lleva casi 15 años como parte de la escena rock, venía con un gran peso tras de sí: terminar de consolidarse dentro del ambiente y ser relevantes para el público actual; ambos cosas fueron logradas con este disco.

Es un álbum que partió jugando una carta adicional en la líricas, con una apertura en las letras por parte de su vocalista, Brandon Flowers, donde tal como mencionó en varias entrevistas, se expuso mucho más que antes, lo cual no solo fue premiado por la audiencia sino que significó una dedicación extra al momento de musicalizar cada canción.

Esa entrega se transmite en todos los temas, los cuales no solo logran tener personalidad por sí mismos, sino que a la vez cada uno funciona individualmente como sencillo. Además, la apuesta en la mezcla de estilos también está bien lograda, pues sin sonar retro o a lo que estaban haciendo en sus inicios, consiguieron mantener la esencia de la banda. Sin duda uno de sus mejores trabajos y, a nuestro parecer, de lo que ha salido durante este 2017.

 

Something To Tell You - Haim

Something To Tell You – Haim

El trío de hermanas originarias de California se han convertido en las maestras del ritmo y eso lo dejan más que demostrado en un brillante y llamativo segundo álbum. Se trata de un trabajo lleno de pop, rock y romance que evoca ampliamente los 70 y 80 no solo en términos de sonido, sino también en estética —demás está decir que las chicas de The Valley se han transformado en un ícono de la moda—.

Stevie Nicks (Fleetwood Mac) asesoró personalmente a Este, Danielle y Alana en la composición de Something To Tell You y el resultado es evidentemente increíble: hermosas armonías, compases llenos de ritmo y una visión muy personal del amor y el desamor en la voz de tres mujeres poderosas. Si bien con esta apuesta no se alejan radicalmente de Days Are Gone, podemos decir con seguridad que no hay nada como Haim en la escena.

El grupo ha demostrado que no son únicamente un producto de estudio, sino que también pueden sonar muy bien en vivo y que además pueden hacer propias canciones como That Don’t Impress Me Much, de Shania Twain.

 

Damn. - Kendrick Lamar

Damn. – Kendrick Lamar

Kendrick Lamar está imparable. Luego de su éxito sin precedentes tras el lanzamiento online de su mixtape Overly Dedicated en el 2010, el rapero retornó este 2017 con su cuarto álbum de estudio. Lamar creció en una escena donde el internet se transformó en su mayor respaldo: sitios WordPress llenos de archivos donde músicos amateurs compartían sus trabajos y donde él logró hacerse un espacio y acaparar la atención necesaria para despegar al estrellato.

Contar historias es uno de sus más grandes talentos y en este disco eso lo domina con esmero. La repetición es una de sus herramientas más recurrentes, la que dispara como ametralladora en versos duros, simples y sinceros. En Damn. se dio el lujo de trabajar con grandes artistas como Rihanna y U2 y en todos sus temas las rimas fluyen orgánicamente sin esfuerzo alguno, sin siquiera respirar.

Lamar está redefiniendo el género con un rap instrumental que está producido con pulcritud. De Compton al mundo, fabricado por sí mismo. Lamar se alza en su categoría con uno de sus mejores trabajos a la fecha y posiciona a esta escena más allá de lo superficial.

 

I See You - The XX

I See You – The xx

Luego de un largo receso, los ingleses estrenaron a principios de año I See You. Una de las cosas que más llama la atención es la evidente la influencia que tuvo en este disco Jamie XX, la que queda expuesta a lo largo de todo el álbum tanto en lo visual como musicalmente.

Con este lanzamiento pasaron de la oscuridad a la luz en un disco que vibra por sí mismo, con canciones mucho más alegres y coloridas que los llevaron a dar un pequeño paso con temas más cercanos al indie pop de lo que fueron sus predecesores. Un pequeño giro dentro de lo que ya venían haciendo y que los hizo ganar varios seguidores, además de reconquistar a los antiguos.

Podríamos decir que I See You es un balance entre los tres integrantes de la banda, donde todos se ven reflejados y sacan lo mejor de sí, entregando con ello un álbum bien armado, de una gran calidad musical y donde no hay puntos bajos.

 

Relaxer - Alt J

Relaxer – Alt J

No es primera vez que decimos que Alt – J es una banda difícil de digerir. Sus cambios de ritmo y melodías no son tan habituales dentro del género en el que han sido catalogados, pero aun así han logrado conquistar un nicho y tener un grupo de fieles seguidores disco tras disco.

Su tercer trabajo de estudio tiene como nombre Relaxer, título ad-hoc pues la mayoría de sus temas evocan los veranos en algún lugar del mundo, donde el sol y los árboles son los protagonistas. La complejidad de sus canciones se mantiene, la exploración en los sonidos también, incluso se atreven a lanzar una versión de House of the Rising Sun, tema asociado musicalmente casi en un 100% a The Animals.

Si bien las críticas fueron variadas, hay que reconocer que Relaxer es mucho más experimental que sus creaciones anteriores y este camino que escogieron para volver los ha ayudado a consolidarse internamente como banda. No hablamos únicamente en relación al medio, sino al hecho que han pasado a ser tres integrantes (en sus anteriores discos trabajaron como un cuarteto), logrando establecer una dinámica que los devolvió a las raíces de su debut. Es un disco cortito, con 8 canciones y solo 39 minutos, al que vale la pena darle una oportunidad. De lo bueno poco, dicen algunos, y este es uno de esos casos.

 

For Crying Out Loud - Kasabian

For Crying Out Loud – Kasabian

Kasabian es una de esas bandas que sabe armar la fiesta donde se les antoje y cuyo carisma es capaz de encantar a una audiencia que nunca los ha escuchado. Ese vuelve a ser su motto este 2017, donde retornaron con algo más simple pero con temas igual de impactantes que te hacen enganchar a la primera. Desde baladas románticas a éxitos de discoteque, la versatilidad de los de Leicester queda demostrada en For Crying Out Loud y nos recuerdan que aún están vigentes, más que nunca.

Si bien se trata de una apuesta más segura que arriesgada, Pizzorno, Meighan y compañía hacen este sexto álbum de estudio entre letras políticamente incorrectas y riffs de guitarras distorsionados para complacer a una audiencia cada vez más exigente. Si bien la crítica estuvo dividida respecto a este trabajo, nos gusta esta oferta con un rock bailable con tintes psicodélicos que viene a refrescar una escena hace rato sin mucho que ofrecer.

 

Utopia - Björk

Utopia – Björk

Sofisticado, fresco y diferente son algunos de los adjetivos con los que podemos calificar Utopia, el noveno trabajo de la cantante islandesa. De un austero y oscuro Vulnicura (2015), en esta ocasión Björk se da la oportunidad de explorar en exquisitos sonidos para volver a la luz en una onda de música clásica contemporánea donde construye su propia quimera. En una versión siempre personal, las flautas y los sintetizadores se toman un álbum con un mensaje dominante en el que los límites no existen y donde el feminismo se erige como su piedra angular.

Muchos se preguntan dónde quedó el ritmo de Björk, pero la verdad es que esos cuestionamientos sobran. Ella siempre se ha caracterizado por explorar y este disco no es la excepción. Cuatro décadas en el mundo de la música le han dado la confianza para adentrarse en este viaje espiritual que evoca a la naturaleza y se convierte en una especie de volver a las raíces no como una casualidad, sino de manera premeditada.

Con el apoyo del Icelandic Hamrahlid Choir, el Harmonic Whirlies y una completa grabación de sonidos de aves, llegamos a la conclusión de que Utopia —uno de sus trabajos de estudio más extensos— es simplemente encantador. En cada una de sus letras queda demostrado que no hay imposibles y deja en claro que es momento de comenzar a construir nuestra propia utopía.

 

Ctrl - SZA

Ctrl – SZA

SZA (a.k.a. Solána Imani Rowe) es una cantante de R&B que acaba de debutar en la escena con su primer álbum. Originalmente titulado ACtrl vendría a finalizar una trilogía de discos que seguirían a S (2013) y Z (2014) pero finalmente devino en este trabajo que habla sobre liberación sexual y rompe los límites de la privacidad de una manera sumamente atractiva.

Con la participación especial de artistas como Travis Scott (el novio de Kylie Jenner) o Kendrick Lamar, SZA nunca pierde su protagonismo. Logró convertirse en la primera mujer firmada por la disquera Top Dawg Entertainment —de la que es parte el mismo Lamar— e incluso cantó junto a Rihanna en su tema Consideration del disco Anti (2016). Forjándose un camino que hasta hace poco era bastante reservado, la cantante ha sabido explotar esos detalles poco discretos de su vida para crear temas llenos de poder y energía.

Todo suena cohesionado y coherente, nada está fuera de lugar. No estamos hablando de un golpe de suerte. SZA vino para quedarse pues su trabajo duro está plasmado en este álbum de principio a fin.

 

Harry Styles - Harry Styles

Harry Styles – Harry Styles

El disco de Harry Styles nos sorprendió a todos. El ex One Direction dio un giro a su carrera y se alejó del pop comercial para construir un trabajo mucho más maduro y dejar en claro que lo suyo va en serio. Baladas románticas y canciones con influencias de los 70 es lo que podemos encontrar a lo largo de su primer álbum producido por el destacado Jeff Bhasker.

El músico de 23 años no está recorriendo el camino que antes hicieron artistas como Justin Timberlake, o su mismo ex compañero Niall Horan, para meterse en un mercado de ex artistas pop en una versión más adulta. No se apoderó del R&B ni el folk, Harry quiere ser un rockstar y varios de sus temas se la juegan con todo para mostrar que realmente tiene la habilidad y el talento, proponiendo una apuesta que también visualmente es muy atractiva y que incluso lo ha convertido en una especie de ícono de la moda.

Lo vocal es lo mejor de su debut, y se nota. Ahora tiene el espacio para lucirse con relajo sin tener que luchar con otras cuatro personas por destacar dentro un grupo. De trovador a rockero, así es como se mueve con soltura en un álbum que muestra lo mejor de sí mismo.

American Dream - LCD Soundsystem

American Dream – LCD Soundsystem

Con American Dream la idea de LCD Soundsystem es trascender la efervescencia de la reunión y convencer a los fans que esto es más que nostalgia. Para nosotros su líder, James Murphy, cumple con esa tarea. Se aventura con letras que tocan temáticas sociales y que están enfocadas en el final inevitable, algo que está en el ADN de la banda. Todo está cuidadosamente pensado –así como ese adiós en el Madison Square Gardem y su inesperado regreso hace unos meses–. El fin de amistades, de relaciones, del amor, del sueño americano al fin y al cabo.

Hace unos 10 años esta banda se aventuró en redefinir el punk funk de “La gran manzana” y, en general, de la escena electrónica de los Estados Unidos. Sus creadores lograron concebir un sello discográfico (DFA) que marcó un antes y después en el género y a través de tres discos de estudio —grabados casi por completo por James— imprimieron una marca indeleble en la música.

Es cierto que el sello de la banda está especialmente en los sintetizadores y el sonido en general, pero American Dream va mucho más allá. Es un álbum que muestra a un James más maduro, que está casado y con un hijo, que dejó atrás las polémicas… bueno, quizás no tanto, pero ahora ya no tiene miedo a construir algo más reflexivo y contemporáneo y que siga marcando el paso de la música electrónica.

A Deeper Understanding - The War On Drugs

A Deeper Understanding – The War on Drugs

El cuarto álbum de la agrupación de Filadelfia le hace completo honor a su nombre. Su líder, Adam Granduciel, le pidió a su banda que se unieran a extensas jornadas de grabación en una sala donde solo dejaba entrar un rayo de luz. En esa atmósfera se gestó un trabajo brillante y onírico que se entreteje entre los destellos del sol. Su personalidad obsesiva —que casi lo volvió loco cuando grabó su disco anterior, Lost In The Dream (2014)— converge en temas donde su voz desgastada se materializa en una entidad propia.

A Deeper Understanding es un LP lleno de romance, vulnerabilidad y búsqueda, estructurado en capas muy profundas y sonidos llenos de texturas. Una maquinaria que excava la fosa para desentrañar los sentimientos más entrañables. La influencia del rock de mediados de los 80 se expande a través de sintetizadores que evocan pura nostalgia y que emociona hasta el último segundo.

Melodrama - Lorde

Melodrama – Lorde

De buenas a primeras cuesta creer que este es solo el segundo álbum de Lorde. Estamos ante un estudio acabado sobre lo que significa ser una mujer joven, escrito con gran madurez, sabiduría y prolijidad sin caer en los espacios comunes. La neozelandesa ha logrado superar la euforia de su debut Pure Heroine, en el 2013, y ha conseguido probar que es más que una moda u otra creación del pop.

La emoción es lo que más queda de este trabajo que logra disolver los límites de sus temáticas para construir canciones que fluyen con espontaneidad. De alguna forma logra trabajar con eso de ser una adolescente que nadie toma en serio y una mujer joven amenazada por las inseguridades de la sociedad y sale triunfante limpiándose el polvo de sus hombros como un acto de rebeldía.

Melodrama significa hablar de lo tragicómico sin abusar de la herramienta romance para hacerse fuerte. Es que Lorde no necesita hablar de los otros para llamar la atención, pues con pura inteligencia y carisma sigue demostrando que es una de las mujeres fuertes del pop a nivel mundial.

Masseduction - St Vincent

Masseduction – St. Vincent

Masseduction es el retorno triunfal donde Annie Clark –el verdadero nombre de St. Vincent– habla abiertamente sobre el proceso de superar rupturas amorosas, seguir con la vida y hacerse cargo de todo lo complejo que son estas etapas en términos emocionales. Si bien el disco contiene sus sonidos insignes de guitarras y sintetizadores, embebidos en todos sus trabajos anteriores, acá se da la oportunidad de explorar nuevos estilos que se combinan en baladas electrónicas.

La complejidad de esta creación viene dada, en gran parte, por las colaboraciones que hicieron posible MasseductionPino Palladino (D’Angelo y Nine Inch Nails) en el bajo, Jenny Lewis la acompañó con algunos arreglos vocales, Kamasi Washington en el saxofón y el coproductor Jack Antonoff contribuyó con los sintetizadores y los arreglos de todo el álbum.

St. Vincent en su versión más personal y poderosa apoyada po gráficas audiovisuales sumamente llamativas, que nacen gracias a la experiencia que le ha valido el cine. Una propuesta redonda y fascinante, ideal para seducir a las masas.

Who Built The Moon? - Noel Gallagher's High Flying Birds

Who Built The Moon? – Noel Gallagher’s High Flying Birds

Noel Gallagher’s High Flying Birds regresan en una faceta mucho más experimental que evita la trayectoria predecible que siguieron sus dos trabajos anteriores. De la mano del productor David Holmes se construyó este trabajo que combina el glam rock con sonidos retros donde el sintetizador es uno de los mayores protagonistas sin dejar de lado, por supuesto, su insigne guitarra.

Si bien es difícil hablar de un proyecto donde se busca tantear nuevos géneros para dejar atrás el fantasma de Oasis, creemos que Noel lo logra con éxito, aunque a muchos de sus seguidores les cause decepción. En varios pasajes hay mucha remembranza al sonido de The Beatles en su etapa más experimental y eso definitivamente es el mayor logro para el mayor de los Gallagher y compañía.

Cuento aparte es su trabajo lírico, herencia que sigue intacta durante todo el disco. El músico sabe que esa es una de sus mayores fortalezas y por eso siempre le saca partido en letras donde el amor es su mayor inspiración. Y el cierre de Who Built The Moon? es magistral, Dead In The Water te lleva de vuelta a la luna en un viaje que no tiene retorno.

More Life - Drake

More Life – Drake

More Life es un viaje en lo profundo a la vida personal de Drake en un vehículo construido con beats de house sudafricano, dancehall caribeño, grime y la influencia de Kanye West. Es una apuesta donde el romántico músico se atreve a exponerse al mundo de una forma más expresiva y sin miedo a ser sí mismo, y donde esa exploración de sonidos lo hacen sonar auténtico; por lo mismo ha tenido una gran recepción en la audiencia.

Claramente que el éxito que le dio One Dance el año pasado lo proveyó de un panorama mucho más amplio que le ayudó a escribir este disco, donde podemos hallar dejos de los 90 al tiempo en que erige un tributo a sí mismo. Además, cuenta con la participación especial de Kanye West, Travis Scott y Quavo (de Migos), que le aportan textura a estos temas. Incluso, hasta su madre tiene un pequeño papel (le deja un mensaje de voz en Can’t Have Everything) en uno de los mejores trabajos de Drake a la fecha.

Desafiando las reglas del hip-hop el músico sale a la luz con mayor simpleza y llegando aún más lejos. Hay una especie de carga que deja atrás y que ahora le permite dar más pasos para alzarse como unas de las figuras más destacadas de la escena.