Y el Oscar va para …

Nos encontramos en la antesala de los Oscar y prácticamente todo el mundo cinematográfico ya tiene sus apuestas hechas sobre los ganadores de este año. Muchos celebramos la mayor variedad en las cintas nominadas en la versión número 89 de los premios de la Academia —oscarsnotsowhite era el hashtag que se estaba compartiendo en redes sociales—, aunque aún queda bastante camino en términos de equidad y oportunidades en la industria. Vimos las cintas nominadas a Mejor película y estas son nuestras opiniones sobre por qué si y por qué no deberían ganar una estatuilla.

Hacksaw Ridge

Por qué sí
La historia de Mel Gibson habla de lo más humano, de cómo la guerra rompe a los hombres al mismo tiempo que puede sacar lo mejor de ellos. En ese sentido, la historia está bien armada, y te llega a lo más profundo, mostrando que los héroes son eso, humanos en su mejor momento. Y es que nadie hace una película de religión y fe como Gibson, que se recupera de su último trabajo como director —Apocalyto, 2006—. Es una cinta adecuada, donde triunfa la paz en una época en que la misma está siendo puesta en riesgo.

Por qué no
Por momentos los personajes parecen demasiado caricaturizados y estereotipados, incluso poco profundos y con falta de matices —especialmente Vince Vaugh—, lo que a ratos los hace poco creíbles. Incluso la excelente actuación de Andrew Garfield se siente un poco forzada en un comienzo, pero con el desarrollo de la historia se va dando con más naturalidad. Es un buen trabajo pero no el mejor de Gibson, y eso no la hace tan memorable como Brave Heart o The Passion of Christ.

Hell or High Water

Por qué si
Es un western moderno sobre lealtad, pérdida y liberación, con excelentes escenas y diálogos ricos que muestra cómo los círculos de pobreza y violencia han marcado la historia de Estados Unidos. Una historia que se puede extrapolar a otras realidades gracias a su excelente narración y la química que existe entre Chris Pine y Ben Foster. Definitivamente lo de David Mackenzie, director, revive a este género con un trabajo atemporal y honesto.

Por qué no
Las escenas pueden ser demasiado largas y le quitan relevancia a la historia general, por eso para algunos es excesivamente densa en términos de relato. Eso mismo hace que sea difícil mantener la atención por lo que dura la película, y algunas secuencias parecen demasiado cliché y básicas, tomándoles demasiado tiempo para que algo suceda realmente.

Arrival

Por qué si
Ambiciosa y bien hecha, Arrival es una de esas películas que tienen pensando en la trama aún tiempo después de haberla visto. El trabajo de Denis Villeneuve mezcla drama y ciencia ficción, y para muchos es quien viene hacerse cargo de este último género. Independiente de eso, se trata de una experiencia cerebral y emocional tratada con delicadeza y especial atención a los detalles.

Por qué no
¿Demasiado “blanca” o demasiado gringa? Esta es una de las críticas que ha recibido la película y sí, Estados Unidos siempre viene a hacerse cargo de la paz mundial, lo que puede parecer un poco molesto para algunos. Puede que su compleja trama haga que muchos busquemos similitudes en otras cintas (Close Encounters of the Third Kind, Contact, Inception, Interstellar, The Tree of Life son algunas de las referencias).

Hidden Figures

Por qué si
En términos artísticos esta película no explora nada nuevo, pero en realidad no lo necesita, pues se trata de una historia bien contada que todo lo demás es accesorio. Los derechos humanos son la temática de una cinta que le permite a sus protagonistas ganar confianza en cada escena, y que le da a la narración cierto encanto. Hidden Figures es algo que todos debemos ver por sus valores y la fortaleza de sus personajes.

Por qué no
Puede que la existencia de subtramas le bajen el perfil a la historia general, quitándole complejidad a una cinta que debería tener mucho más valor en términos sociales. A ratos queda la sensación que cada personaje necesita más profundidad para desarrollar un poco más sus matices. Como tema aparte, es molesto ver a Jim Parsons como un Sheldon Cooper de los 60.

Lion

Por que si
Es una increíble historia de resilencia y determinación que explora la complejidad humana en lo más profundo. Un relato complejo que habla sobre la identidad, que está bien contado y que finalmente se convierte en un mensaje universal, especialmente en una época donde se está tocando este tema. Tiene una estructura tradicional y simple que engancha desde el primer momento y te mantiene atraído durante toda la película.

Por qué no
Dev Patel pasando demasiado tiempo en frente de una pantalla sin que realmente suceda algo es algo molesto y le resta tensión a una historia que es increíble. Finalmente parece que solo busca recursos en lo dramático —manipulando las emociones— y lo técnico en vez de sacarle partido al relato. La segunda mitad de la película queda al debe.

La La Land

Por qué si
Una espectacular muestra de lo que Emma Stone puede hacer, con una linda cinematografía y bellísima banda sonora. Una melancolía que se traduce en un musical de nuestra época que al mismo tiempo revive la nostalgia de Hollywood. Tiene una buena edición de escenas que la hacen rápida y entretenida, y que demuestran por qué Damien Chazelle es una estrella en ascenso con solo 32 años.

Por qué no
¿Autoreferente? No hay duda que por eso es una de las favoritas de la Academia. Los personajes son planos, les falta profundidad y matices, y el brillo de Stone hace que pasemos por alto algunos clichés que le restan potencia a la historia. Ella realmente levanta la actuación de toda la cinta, aún cuando Gosling no es tan cautivante como quisiéramos que fuese.

Manchester by the Sea

Por qué si
Un drama esperanzador que a pesar de lo duro y fuerte de su historia tiene toques de humor, como la vida misma. Hay que destacar la química entre Casey Affleck y Lucas Hedges, que brilla durante toda la cinta. Una película triste que al mismo tiempo te hace sentir vivo, que te hace identificarte con los sentimientos del protagonista y que es contemplativa, pues te deja digerir la narración y relacionarte con lo que pasa en ella.

Por qué no
La verdad es que hay poco que no nos haya gustado de Manchester by the Sea, salvo que hacia el final pareciera que Kenneth Lonergan, el director, se demoró mucho en desarrollar la historia y tuvo que apurar el final. El protagonista llega a su punto de quiebre desde donde parece terminar todo demasiado rápido, haciendo que el cierre sea un poco apresurado.

Fences

Por qué si
Una trama irresistible que hace brillar a Denzel Washington, y especialmente a Viola Davis, con luz propia. Un drama sobre frustración y determinación racial que te hace empatizar con la historia de sus protagonistas gracias a su buena dirección —a cargo del mismo Washington—, quien ya tiene vasta experiencia en estas lides.

Por qué no
Parece que a no muchos les gustó la adaptación de la obra de teatro, y a ratos las escenas son demasiado largas —pueden funcionar sobre un escenario pero no en la pantalla grande—. La cinta es extensa y eso hace que a veces se pierda la atención sobre la trama.

Moonlight

Por qué si

Tiene una cinematografía preciosa: está grabada en un gueto de Miami pero sus bellas imágenes parecen transportante a otros lugares. Se trata de una historia que habla de temas sobre los que no se conversa mucho, como la homosexualidad en la comunidad afroamericana, la pobreza, las drogas, y la masculinidad, entre otros. Es una experiencia emocional fuerte que vale la pena ver.

Por qué no

Le falta un poco de claridad a la historia, lo que hace que al final la trama se vuelva desde un comienzo demasiado lenta. Para algunos la falta de diálogo del protagonista es molesto y le quita fuerza a un relato crudo y que representa una realidad de la que no se habla demasiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *