The Rider, el segundo trabajo como directora de Chloé Zhao

Un relato inserto en un Estados Unidos donde el medio oeste sigue siendo salvaje e indómito es The Rider, el segundo largometraje de la directora de origen chino Chloé Zhao. Acá, el rodeo es un trabajo al que muchos anhelan porque se hace dinero fácil, pero también significa la probabilidad de sufrir un accidente que puede ser fatal. Y así inicia la historia, con el protagonista que sufre una caída que lo deja en coma a raíz de una fractura de cráneo y, por lo tanto, lo obliga a alejarse forzosamente del trabajo que llevaba el sustento a su hogar.

Este es el punto de quiebre donde Brady Blackburn (Brady Jandreau) tiene que comenzar a buscar el sentido de su vida, de lo contrario le espera un futuro no muy diferente al de su querido amigo Lane Scott. La clásica historia de un deportista que debe sobreponerse a su destino fatídico, pero que Zhao maneja a la perfección, dándole un giro que se ve mejorado por una increíble fotografía –a cargo de Joshua James Richards– que hace que la historia se sienta realmente sobrecogedora en las infinitas praderas y los hermosos atardeceres de Dakota del Sur. El reflejo de una realidad donde los jóvenes se inician temprano en una disciplina peligrosa y que, en muchos casos, termina muy mal.

La virtud de la directora está en relatar a la perfección una historia que parece oculta, pero que es más común de lo que aparenta. Además, eligió a gente de la vida real, quienes narran su propia vida en primera persona. La crudeza de lo que vive Brady también deja en evidencia la situación en las que viven las comunidades indígenas del norte de Estados Unidos, que siguen inmersas en círculos de pobreza, especialmente a causa de la falta de empleo.

Una película muy infravalorada, pero que realmente vale la pena ver y que nos hace reflexionar sobre la falta de oportunidades que las directoras deben enfrentar –además de la poca difusión que reciben las cintas independientes–, especialmente en un mercado liderado por el trabajo que hacen ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *