Call Me By Your Name, el despertar de la adolescencia

Una de nuestras películas favoritas de este verano fue precisamente acerca de un amor de verano. Call Me By Your Name se tomó nuestras pantallas y nuestros playlists y las interpretaciones del joven Timothée Chalamet y Armie Hammer nos deslumbraron y rompieron el corazón en igual medida, mientras que la banda sonora creada exclusivamente para la cinta, a cargo de Sufjan Stevens, se transformó en una especie de sedante –o quizás aliciente– para todas las emociones que nos quedaron después de verla.

A estas alturas es muy poco probable que nadie sepa de qué se trata Call Me By Your Name. Si no es el caso, la historia es bastante sencilla: Elio, un chico de 17 años veranea en el norte de Italia con su familia. Oliver, un universitario de 24 años invitado por sus padres, pasa ahí el verano para terminar su tesis de doctorado en cultura grecorromana. Basada en la novela homónima de André Aciman (publicada en el 2007) este drama romántico dirigido por Luca Guadagnino entró inmediatamente a las listas de las mejores películas del 2017.

Una historia personal donde la interacción entre sus protagonistas es fundamental para la autoexploración y constante redescubrimiento y aceptación, imágenes donde lo físico expresa más que las propias palabras, pensadas a la perfección. Asimismo, nadie tiene miedo a ser lo que es y si bien el contexto histórico nos habla de una sociedad aún conservadora en cuanto a la sexualidad (comienzos de los 80), estos hombres y mujeres no tiemblan al momento de expresar sus sentimientos.

Acá no hay un drama meloso sino un eroticismo sutil y delicado. Tampoco es un drama donde alguien muere. Es una simple historia de amor retrata de una manera bellísima, donde los colores pastel y el lenguaje verbal y no verbal fluyen de principio a fin de manera conjunta y orgánica. El adjetivo de “drama gay” está demás, amor es amor y en la película eso hay de sobra.

Mención aparte tiene el soundtrack. Luca le pidió a Sufjan Stevens que hiciera tres temas para la banda sonora, y además de sus preciosas canciones podemos escuchar temas de un amplio espectro. Desde Bach o Beethoven hasta Talking Heads y The Psychedelic Furs. Una fotografía no solo de los gustos personales del director sino también de una era, donde se yuxtaponen culturas que no son mutuamente excluyentes, lo pop con el mundo intelectual.

Chalamet brilla con luz propia. Con solo 22 años esta es su primera nominación al Oscar como Mejor actor y el más joven en ingresar a esa categoría en casi 80 años. Su actuación en Call Me By Your Name, así como en Lady Bird son imperdibles. Puedes ver esta cinta a partir de próximo jueves en cines locales.

 

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=qivmDX7JAIo]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *