Masseduction, St Vincent en su versión más personal y poderosa

St Vincent vuelve a la música con una potente declaración de poder. La multifacética artista hace poco se había internado en el mundo del cine, donde disfrutaba tener el control audiovisual detrás de cámaras y su retorno a la música marca ese aspecto del poder que lleva a la vida en un álbum súper claro, preciso y lleno de detalles que elevan el girl power en una onda pop futurista repleta de símbolos.

Masseduction es, por lo tanto, un regreso triunfal, donde Annie Clark –su verdadero nombre– habla abiertamente sobre el proceso de superar rupturas amorosas, seguir con la vida y hacerse cargo de todo lo complejo que son estas etapas en términos emocionales. Si bien el disco contiene sus sonidos insignes de guitarras y sintetizadores, embebidos en todos sus trabajos anteriores, acá se da la oportunidad de explorar nuevos estilos que se combinan en baladas electrónicas.

La complejidad viene dada también por las colaboraciones que tuvo para Masseduction: Pino Palladino (D’Angelo y Nine Inch Nails) en el bajo, Jenny Lewis la acompañó con algunos arreglos vocales, Kamasi Washington en el saxofón y el coproductor Jack Antonoff contribuyó con los sintetizadores y los arreglos de todo el álbum.

En un mundo como el actual creemos que es fundamental que artistas tan completas y versátiles como St Vincent tengan un espacio para hacer sus propias declaraciones y explorar en un género que durante los últimos años no ha tenido mayores variaciones. Y lo mejor es que su trabajo va acompañado de una estética visual que ha dominado gracias a su experticia en el mundo del cine. Una propuesta redonda y atractiva, ideal para seducir a las masas.