The Button. Parte 1

Hace un año DC Comics relanzó su línea de superhéroes, luego de los regulares resultados (y muchos fanáticos furibundos) que dejó la iniciativa de 2011, los Nuevos 52.

Este relanzamiento buscó retomar la rica historia de los personajes que se había abandonado por un giro más moderno y fresco, pero sin sustancia (salvo algunas excepciones).
Así fue como la editorial trajo de vuelta al Superman post Crisis (si, ese que murió en La muerte de Superman), y lanzó el especial de 80 páginas DC Comics Rebirth, donde hace las pases con los fanáticos y de paso cimienta una de las decisiones más arriesgadas (y criticadas) del último tiempo: incoporar Watchmen a la contuindad superheroica.

En este especial (dentro de otros hechos importantes) pudimos ver a Batman encontrando en su Batcave el emblemático botón (o chapita) del Comedian (y que encuentra Rorschach). Esto trajo consigo muchas especulaciones sobre cómo serían incorporados los personajes de Alan Moore y Dave Gibbons al extenso universo DC.

Pues bien. Hoy, un año después de DC Rebirth, llega The Button parte 1, con algunas respuestas más concretas (Esperemos).

 

Ah, perdón. Tenemos que dar un aviso:

 

OJO. A continuación pueden haber Spoilers.

 

Ok. Sigamos.

 

Esta es la primera parte (de 4) de un crossover entre Batman y Flash, dónde se ahondará en la investigación de la chapita ensangrentada famosa; y su conexión con los otros objetos que conectan pasados, futuros, realidades alternativas y multiversos (La carta de Thomas Wayne de Flashpoint, la máscara del Psycho-Pirate, Saturn Girl… dentro de otros).

Desde la página 1, podemos notar más que unos guiños a Watchmen. Los paneles se presentan en el mismo tamaño y usando el estilo cuadro-a-cuadro, insigne de la novela gráfica.

La trama comienza con Batman observando un juego de Hockey y preguntándose sobre este botón en la Batcave. Para esto solicita la ayuda de Flash, ya que él está al tanto de los hechos (además no olvidemos que Flash trae la carta de su padre a la “actualidad” desde el universo Flashpoint).

En cosa de segundos vemos el regreso de un clásico villano de Flash (que dábamos por muerto), y se nos hace aún más claro al final de este número que cierto personaje – si, ese que estás pensando- está detrás de toda esta majamama.

Un buen inicio, que deja enganchado al lector. Con un arte impecable de Jason Fabok, y un guión de Tom King que nos muestra de a poco lo que va pasando en el ahora turbulento Universo DC. 

batmanflashbutton

Si bien DC no ha logrado convencer en el cine, en los cómics si está haciendo la pega. Supo dar vuelta la situación. Aceptar las equivocaciones y volver a generar interés por sus personajes.

Quizás la movida de usar a Watchmen no le gustará a todos (sobretodo a los que ven a esta obra como una de los “intocables” del medio), pero hasta el momento ha sido usada de buena manera.

Ha generado buzz, y la propuesta en general se aleja del clásico evento de súperheroes “Todos contra un gran y maléfico villano” y eso se agradece.
Como se ha especulado en otros sitios, esto puede ser un conflicto en un plano mucho más meta de lo que estamos acostumbrados.
De ser así, este pequeño desafío, puede ser de gran encanto para el lector actual.

Habrá que esperar que novedades y sorpresas nos trae el próximo número.

Enhorabuena DC.