Pure Comedy – Father John Misty

Father John Misty by Guy Lowndes
Father John Misty by Guy Lowndes

Joshua Tillman —a.k.a. Father John Misty— lanzó hace unos días Pure Comedy, su esperado tercer álbum. Alabado y odiado por la crítica, Misty ha sabido sacarle provecho a eso de jugar al límite con sus palabras y todas sus contradicciones las ha expuesto en este trabajo repleto de letras políticas, crítica social y mucha cultura pop y amor que le hacen real honor a lo de “pura comedia”.

Pure Comedy está compuesto por 13 canciones donde FJM nos cuenta en relatos sumamente personales sobre la vida. Se ríe de eso que odia, de lo que le ha pasado, sin filtro, utilizando analogías religiosas y con contradicciones que llenan de humanidad sus temas. “No soy un músico, me gusta escribir canciones para la gente”, dijo Joshua en una entrevista.

“La humildad escasea”, dicen algunos críticos, y él no se jacta de lo contrario. Durante los dos últimos años trabajó con Lana del Rey, Lady Gaga y Beyoncé, lo que puede explicar la paradoja en la esencia de sus colaboraciones y creaciones. Entre varios escándalos que él mismo se ha adjudicado —como eliminar sus cuentas en redes sociales, robar un cristal, dejar una pastilla de LSD en la casa de Taylor Swift o trollear en internet a sus seguidores (y detractores)— el cantante de 35 años sigue provocando con pompa y tomándose con humor que muchos no entiendan lo que realmente quiere decir, si es que realmente quiere decir algo.

Su música es de nicho, está claro. No a todos les cae eso de ser “sermoniados” por este “padre”. Y es que Joshua creció formado en una familia muy religiosa y eso ha marcado fuertemente su trabajo a lo largo de toda su carrera. Por su puesto que para este último LP anticipó la crítica y desde un comienzo sabía que sería amado y odiado con el mismo fervor que provoca la religión. “I’ve got the world by the balls, am I supposed to behave?”, canta en A Bigger Paper Bag en una especie de burla.

Pure Comedy era la transición más obvia para Misty luego de su alabado I Love You, Honeybear. Sonidos similares que evolucionan sutilmente en un juego entre lo acústico y lo electrónico y que devienen en pequeños himnos provocadores que dan que hablar. Esa es, sin duda, su mayor entretención, su propia comedia.

Puedes escuchar Pure Comedy a continuación.